Desempeño Anual Ambiental

MASISA ha revalidado todas sus certificaciones ISO 14001 y ha nutrido su sistema de gestión ambiental con la incorporación de buenas prácticas operacionales y de gestiones definidas en los programas y manuales corporativos, logrando mitigar y mantener controlados sus riesgos ambientales, comprometiendo metas de mejora continua.

Adicionalmente, durante 2017 las operaciones en México recibieron algunas certificaciones en esta materia:

  • Se logra Certificar la Planta de Durango PB y MDF en Industria Limpia Nivel 2.
  • Se logra certificación de Industria Limpia en Planta Lerma.
  • Se logra la certificación de Industria Limpia en Planta Zitacuaro.
  • Se logra el reconocimiento como Industria Verde, otorgada por la CANACINTRA (Camara Nacional de la Industria y la Transformación), el cual es otorgado por la gestión ambiental y social dentro y fuera de las instalaciones de MASISA.
En términos globales y a nivel consolidado, durante 2017 MASISA cumplió en todos los indicadores de desempeño ambiental (Energía F+E, Emisión de CO2 y agua), salvo en el indicador de desechos que se vio afectado por los resultados de Argentina en el mes de septiembre

Ambiental
Ambiental
Ambiental
Ambiental

Gestión de ruido y olores

Con el fin de evitar molestias a la comunidad, en 2017 MASISA Chile (Planta Cabrero) trabajó en un plan de mitigación de ruido ambiental. Entre los equipos más importantes mitigados está el ciclón de partida MDF y los descortezadores de las divisiones Tableros y Maderas. En lo referido a la mitigación de olores, se realizó un diagnóstico de las fuentes que pudieran presentar molestias a la comunidad. Este estudio determinó que las fuentes más relevantes son: Wesp MDP, Scrubber MDF y Secado de Maderas.

Ruido y Olores

Energía y emisiones atmosféricas

— La matriz energética de MASISA tiene un alto porcentaje de origen renovable y ha incrementado sistemáticamente la eficiencia energética por unidad de tablero desde el año 2006, manteniéndose estable en los últimos cuatro años.

En 2015 se puso en marcha un calentador de aceite térmico a biomasa en planta Concordia, Argentina, lo que permitió reemplazar un calentador que consumía gas natural como combustible principal. Con esta instalación se ahorran aproximadamente 1.200.000 m3 de gas natural al año.

En 2017 el consumo de energía fósil y eléctrica (no renovables) disminuyó en comparación al año anterior alcanzando un indicador de 319 kWh/m3 de producción. Respecto de las emisiones de CO2, éstas también registraron una disminución en comparación al año 2016, llegando a los 15,1 kg/m3.

Ruido y Olores

Consumo de agua y eficiencia

El abastecimiento de agua de las plantas de MASISA es principalmente de fuentes subterráneas en Chile, México, Venezuela y Argentina. En Brasil, el proceso industrial es abastecido con agua lluvia. Respecto de la evolución del consumo de agua y eficiencia hídrica, ésta disminuyó en 2017 alcanzando 0,63 m³/m³, lo que equivale en términos absolutos a 1.849.628 m³.

Gestión de Desechos

Gestión de desechos

Cada país cuenta con una legislación diferente que define la peligrosidad de los desechos, MASISA asegura su tratamiento y disposición, conforme a la legislación local vigente. Cabe destacar que gran parte de los desechos no son peligrosos, siendo principalmente escorias y cenizas provenientes de la combustión de biomasa, desechos industriales no aprovechables (papel melamínico, lodos decantados de resina) y desechos asimilables a domésticos (provenientes de comedores del personal).

La gestión de los desechos en MASISA prioriza la reducción, reutilización y reciclaje siempre que sea posible. Cuando ninguna de estas opciones es aplicable, los desechos son enviados a disposición final, conforme a la legislación de cada país. Los desechos peligrosos, como desechos de mantenimiento impregnados con hidrocarburos y baterías, son clasificados, manejados y dispuestos de acuerdo a la legislación ambiental. El transporte y disposición final se realiza con empresas de servicios especializadas y autorizadas para tal fin, garantizando un impacto controlado sobre el ambiente.

MASISA ha disminuido sistemáticamente el volumen de desechos a disposición final por unidad de tablero producido. Desde 2006 se ha reducido en un 72% la disposición de residuos y en comparación al año 2014, la baja es de un 35% menos.

Gestión Ambiental Forestal

— MASISA basa su estrategia forestal de manejo en contar con plantaciones de alta productividad en los lugares adecuados para ello. Además, cuenta con la certificación FSC® que asegura un manejo sustentable de las plantaciones. Finalmente, implementa nuevas tecnologías que permiten producir más fibra con menos recursos. Con todo lo anterior, MASISA aumenta la eficiencia del uso de suelo, del agua y de la captura de carbono.

Gestión Ambiental Forestal

En forma transversal, MASISA tiene la responsabilidad de asegurar la implementación de las mejores prácticas ambientales, seguridad industrial y relaciones con comunidades, para lo cual posee políticas y sistemas de gestión que buscan:

  • Minimizar los impactos negativos de las operaciones forestales.
  • Controlar el cumplimiento de la legislación vigente.
  • Proteger bosques de alto valor de conservación, el establecimiento de áreas protegidas y la restauración de bosques nativos.

Stock de carbono

El stock de carbono capturado por las plantaciones forestales de MASISA ha disminuido en los últimos seis años, debido a la venta de bosques en pie. El balance de stock de carbono 2017 es de 9 millones de toneladas de CO2 almacenadas.

Control de plagas e incendios forestales

En todos los países donde MASISA tiene operaciones forestales se realizan acciones dirigidas a controlar la presencia de plagas con el fin de mantener en niveles tolerables los agentes destructores, mediante el uso planificado de tácticas y estrategias preventivas, supresoras o reguladoras que no originen impacto ambiental significativo, que sean económicamente viables y socialmente aceptables.

MASISA posee programas de prevención y combate de incendios forestales de manera permanente, siendo intensificados en los períodos críticos, mediante un sistema de prevención y control, que busca minimizar los daños producidos por los incendios, para lo cual se establece una organización territorial que permita acceder en forma eficiente a la mayor cantidad de recursos para prevenir la ocurrencia de éstos.

En Chile, producto de los mega incendios forestales ocurridos durante el verano de 2017, se estableció la Red de Prevención Comunitaria a través del trabajo colaborativo con las comunidades vecinas, empresas forestales y la Corporación Nacional Forestal, para un levantamiento oportuno de los riesgos asociados a las áreas de interfaz y las medidas de prevención a implementar.